Sudeste Asiático, Tailandia

Manual de viajes por Tailandia I

11 agosto, 2015
DSC05394_wm

Sa-was-dee viajeros, ¡Bienvenidos a Tailandia! Al tomar el ferry de Langkawi a Satun no se asusten si el barco queda inmovilizado por media hora en mar abierto, esas cosas pueden ocurrir. Mejor continúen disfrutando de la película malaya que les pasan en la televisión de la cual solo pueden adivinar la trama. Al pasar por migraciones van a sentirse como en casa, ya que como argentinos nos sellaron el pasaporte sin miararnos siquiera a los ojos invitándonos a recorrer su país por tres meses sin costo alguno. (Si en vez de venir por Malasia, ingresan al país por vía aérea desde Argentina piden el certificado de vacunación contra la fiebre amarilla, más información al respecto próximamente). Kob khun kha oficial de migraciones.
Los conductores de minivan los acecharán al igual que lo hicieron los taxistas de Bali, sin dejar espacio para moverse. Como ya venimos explicando en nuestros relatos el regateo es la clave del presupuesto mochilero en el Sudeste Asiático, todo puede conseguirse más barato si uno se lo propone. Una vez dentro del vehículo rumbo a Krabi sus ojos no podrán dejar de desviarse notando cada cartel que encuentren, sea de señalización o de un almacén. Los tailandeses escriben con su propio alfabeto, el cual como verán a continuación está lejos de ser entendible. Cuando pasen unos días tu cerebro va a acostumbrarse a no entender, incluso vas a llegar a pensar que si los mirás al revés, los carteles tienen más sentido (?). Sin embargo a no preocuparse que el idioma no es una barrera y la gran mayoría de las personas hablan algo de inglés.

Alfabeto tailandés

Alfabeto tailandés

Ya en Krabi, unas cinco horas más tarde, nos dirigimos hasta Ao Nam Mao, la localidad costera desde donde salen los “ferries” hasta Railay (nuestro destino final). El ferry resultó ser una lancha de madera muy rústica que en cuanto arrancó nos dimos cuenta atentaba contra la seguridad de las personas. Lejos de asustarnos, ya estamos resignados a que viajar es una lotería y los resultados son de lo más variados. Compartimos el viaje con una pareja española que nos adelantó algunas cuestiones: Railay es extremadamente chico, hay una sola calle principal, en el oeste están las playas más lindas, no hagan ningún tour que son caros y no se recorre mucho. Llegamos empapados pero eso era lo de menos, el paisaje nos había dejado boquiabiertos (no durante el viaje claro, sino hubiésemos tragado agua). Corrimos a dejar las mochilas, salimos a caminar y nos encontramos frente a frente con un paisaje muy familiar: las playas de Tailandia, aquellas con aguas tibias en todas las tonalidades de turquesa, carentes de olas y rodeadas por un paisaje de picos erosionados cubiertos de vegetación tropical. Menciono su familiaridad porque es una de las primeras imágenes mentales que tenemos del Sudeste Asiático cuando empezamos a planear el viaje, llegar a verlo con nuestros propios ojos nos hace caer un poco más en la cuenta de que estamos cumpliendo lo que nos proponemos. Contemplamos el paisaje con una sensación de momento atemporal.

Lanchas bien rústicas inundan las orillas.

Lanchas bien rústicas inundan las orillas.

Viaje en balsa cuando ya estaba terminando.

Viaje en balsa cuando ya estaba terminando.

¿Qué comemos en Tailandia?
Al llegar a un país nuevo siempre comenzamos nuestras aventuras culinarias con platos conocidos como arroz o fideos fritos. Generalmente llegamos con mucha hambre y experimentar en esas condiciones puede provocarnos serios daños emocionales y tornar nuestro comportamiento un poco violento (?)
Sección comida, artículo 1: Pedí el plato que quieras, pero acordarte de decir las palabras mágicas “not spicy, please” (sin picante por favor). Incluso pronunciándolas algo va a picar, nosotros ya estamos bastante acostumbrados y de vez en cuando cuando nos olvidamos de las palabras mágicas, terminamos realizando una degustación de chillis. Para empezar con el picate tailandés pidan la comida sin picante, ese es el nivel uno.
En Tailandia encontramos una variante a los fideos fritos típica de acá: el Pad Thai. Es lo más económico para comer y, además de fideos y verduras, se le agregan brotes de soja y frutas secas picadas (maníes y castañas). Los tailandeses también comen mucho tofu, así que si no conocen esta versión del queso hecho a base de soja se las recomendamos, está disponible en todo el Sudeste Asiático y es un agregado distinto a las comidas.
A modo de desayuno, postre o merienda recomendamos el Thai pancake, que es finito y se puede combinar con cualquier fruta.
Para los que se “estén cuidando” les contamos que los platos de fruta son muy baratos y variados, la merienda también puede cubrirse con eso y unos jugos de fruta.

Pad Thai: no se olviden de agregar el jugo de lima.

Pad Thai: no se olviden de agregar el jugo de lima.

Thai Pancakes

Thai Pancakes


Sandía, banana, mango, ananá, dragon fruit y uvas.

Sandía, banana, mango, ananá, dragon fruit y uvas.

Krabi lo explica todo
Caminando por la playa observamos unos dibujos realizados con bolitas de arena y nos preguntamos su origen. Así es como nos sentamos a observar la fabulosa vida de los cangrejos diminutos que habitan las playas al mejor estilo animal planet, realizando su “sand art”.
Luego de descubrirlos lo difícil fue caminar por la arena, no queríamos destruir sus expresiones artísticas.

El arte en la arena realizado por cangrejos.

El arte en la arena realizado por cangrejos.

DSC05268_wm
Railay es un destino ideal para descansar, constituye unas vacaciones dentro de tu viaje (viajar e irse de vacaciones son dos cosas distintas, hay todo un detrás de escena de los viajes bajo presupuesto que llevan mucho tiempo y dedicación). El resto del destino lo cuenta Fede en fotos -que no es que sea mudo sino que siempre se jacta de “no saber escribir” y no les quiere contar nada por eso, pero como saca lindas fotos lo queremos igual-.

Playa de Railay

Playa de Railay

Fede explorando las cavernas

Fede explorando las cavernas

Hasta acá Tailandia es un sueño… ¿y si visitamos Koh Phi Phi? Esta isla que posee paisajes impactantes como los de Railay es donde -en parte- se filmó la película “La Playa” con Leonardo Di Caprio. Lejos de encontrarme a Di Caprio -mi hermana está en Ushuaia, Argentina, y parece que está filmando ahí, le erré de destino- nos encontramos con una movida de fiesta MUY grande, de esas que no te dejan dormir. Nos encanta tomar una cerveza, pero también queríamos disfrutar de la playa y la música no paró en toda la noche (se escucha desde la otra punta de la isla para que se den una idea). La solución es dormir en la playa por la mañana, no saben el color que tenemos 🙂
La ventaja que tiene Phi Phi sobre Railay es que, al ser más grande, está repleta de mercados, puestos para probar distintas comidas y los precios comienzan a resultar más accesibles.
Phi Phi es una mezcla de sonidos. Uno va por la calle y de repente hay gente hablándote en español con tal de venderte un curso de buceo. Luego, están los tradicionales vendedores de alojamiento que te toman desprevenido y gritan cosas como “rrrum rrum, chip chip” (queriendo hacer referencia a un cuarto barato o “cheap room”) que te sacan una carcajada nerviosa. Caminando hacia el hostel siempre pasábamos por un salón-spa en el que las masajistas ofrecían a coro “masaaaash” y con eso llamaban la atención de cualquiera.DSC05417_wm

Atardecer en Kho Phi Phi

Atardecer en Kho Phi Phi

Advertencias sobre posibles efectos secundarios del alcohol (?)

Advertencias sobre posibles efectos secundarios del alcohol (?)

Estas son algunas de las situaciones que pueden ocurrir en un viaje por Tailandia -del sur, por ahora-. Para no estar desprevenidos, recomendamos seguirnos en la publicación de la segunda parte del manual.

You Might Also Like

2 Comments

  • Reply Estela 12 agosto, 2015 at 3:43 am

    Loved it!

  • Reply Marcelo 12 agosto, 2015 at 8:42 pm

    Bien ahí !! Muy buenos lugares !! Sigan siguiendo !!

  • Leave a Reply