Camboya, Sudeste Asiático, Tailandia

El temido cruce de frontera: de Tailandia a Camboya

2 septiembre, 2015
DSC06258_wm

Hace menos de un mes cuando estabamos preparándonos para cruzar la frontera Aranyaprathet (Tailandia) – Poipet (Camboya) nos agarró miedo, de esos que no te dejan dormir. Todo esto provenía de experiencias leídas en internet en las cuales se relataban momentos horribles que incluían visas falsas, precios exorbitantes, tuk tuks que te llevan a agencias de inmigración truchas, vendedores que te tironean para venderte sus servicios de visado, entre otras cosas. Sin ir más lejos, nuestras amigas francesas que conocimos en Rottnest, Morgane y Laura, hicieron esta misma ruta en colectivo y fue la misma empresa quien las dejó frente a una agencia no oficial de visado para Camboya, de la cual se “escaparon” (no sin gritos y amenazas de dejarlas en Poipet si no tramitaban la visa con esta agencia) solo porque se unieron con otro grupo de franceses que estaban enterados de la situación. También sabemos de la existencia de un colectivo Bangkok-Siem Reap que ofrece el gobierno de Tailandia pero no se dejen engañar que la coima se cobra igual y la visa termina saliendo más cara. En alguna de las tantas notas que leí comentaban que en esta frontera se junta lo peor de los dos países: la avivada tailandesa y la corrupción camboyana. Nunca mejor descrito.
Muchos optan por volar y está bien, son 90 dólares invertidos en un viaje más tranquilo, pero nosotros queríamos probar que se puede pasar por tierra y una de las razones es que el precio es mucho más conveniente. Pasamos a explicarles nuestra experiencia y esperamos que sea de ayuda para quienes estén decidiendo cómo cruzar.

Bangkok – Aranyaprathet
Desde la estación Hua Lamphong, en el centro de Bangkok, salen dos trenes por día que llegan hasta Aranyaprathet. El primer horario es a las 5:55 de la mañana y el siguiente a las 13hs, el precio es de alrededor de 50 bahts (1,50 USD) y, si bien se estima que el viaje tarda cinco horas, en realidad son seis y pico. Por una cuestión de organización – somos sumamente desorganizados – elegimos tomar el segundo tren.
Recomendamos llegar con tiempo para poder ubicarse cerca de la ventanilla – háganme caso, lo van a necesitar – y una vez acomodados saquen el libro más gordo que tengan y dedíquense a dejar las horas pasar. El paisaje es precioso, los campos verde lima me dejaban encantada de a ratos y dispersaban mi mente… el viaje en tren era la parte fácil y las preocupaciones por el futuro cercano nos dejaban inquietos de a ratos.
A medida que las estaciones pasan el tren va vaciándose lentamente y uno tiene más espacio, hasta el punto que puede estirar las piernas y apoyarlas en el asiento de enfrente. La última hora en el tren ibamos paseando de un vagón a otro, espiando desde distintas ventanillas para ver qué podíamos fotografiar.
Para quienes se preocupen por los baños – intuyo que existe más gente con vejiga pequeña como la mía, podemos formar un club – hay algunos que son decentes porque tienen la ventanilla abierta, no se preocupen que si se necesita se pueden usar (?)

Camino a Siem Reap, Camboya.

Camino a Siem Reap, Camboya.

Aranyaprathet
Al llegar a la ciudad fronteriza nos vimos atosigados por tuk tuks desesperados por llevarnos a la frontera: eran las 7 de la tarde y sabíamos que solo quedaba una hora para el cierre de la misma. Bajo nuestro punto de vista – y considerando que estábamos tranquilos con el tiempo – no valía la pena apurarse siendo que era de noche así que buscamos alojamiento y conseguimos una guest house en la calle principal cerca de la estación de tren desde la cual se escuchaban shows de música tailandesa pero aún así se podía dormir.
La hora de la verdad llegó al día siguiente cuando nos despertamos y tuvimos que entrar en acción. Cuando ideamos el plan para cruzar la frontera de manera exitosa determinamos que, para agarrar desprevenidos a los vendedores y oficiales aprovechadores de mochileros, teníamos que cruzar la frontera apenas abriera a las 7 de la mañana. Desayunamos apurados en un 7 Eleven y como para no perder la costumbre dejamos que algún tuk tuk nos encontrara a nosotros – algo que nunca deja de ocurrir en el Sudeste, si hay algo que no falta es transporte -.
Hace dos años y medio que lo conozco a Fede y puedo asegurarles que jamás escuché previamente el tono de voz que utilizó en ese momento – al que luego denominaría “voz de malote” para hacerlo reir -. Fue tal la seriedad con la que encaró al tuk tuk diciéndole: “o me llevás al puesto oficial de migraciones o no te pago” que el conductor hizo exactamente lo que le dijo y se llevó sus 60 baht. ¡Estábamos en la frontera!

Aranyaprathet – Poipet
Un hombre sentado en una silla en la vereda se levantó con pocas ganas y nos preguntó si teníamos visa. Nosotros, recién bajados del tuk tuk, le contestamos que sí y se retiró. Esa fue la única oferta de visa no oficial que tuvimos. Caminamos muy decididos hasta el puesto de inmigración tailandesa el cual es muy fácil de encontrar, esquivando motos, vendedores ambulantes, peatones… nadie parecía interesado en nosotros y no podíamos estar más contentos por eso.
Una vez fuera de Tailandia vimos la luz cuando encontramos el famoso arco que reza “Bienvenidos al reino de Camboya”, tan cerca y a la vez tan lejos de nuestro objetivo, aún no teníamos idea de dónde encontrar el puesto oficial camboyano. En esos quince minutos que estuvimos caminando persiguiendo carteles vi casinos lujosos a lo lejos, gente mendigando en las calles y una señora exhibiendo el muñón que su hijita tenía en la pierna pidiendo dinero. Finalmente logramos localizar la pequeña -pero visible- oficina donde se tramita la visa “on arrival” para ingresar a Camboya. Como bien intuímos era muy temprano como para encontrar otros viajeros en la oficina, por lo que tuvimos todo el tiempo y espacio del mundo para dejar nuestras cosas, llenar el formulario y negociar con los oficiales. El precio de la visa estaba escrito en un cartel azul: 30 USD. Según lo que leimos y nos contaron nuestras amigas francesas suelen pedir 35 USD alegando cobrar una tasa por “gastos administrativos” que no existen. En nuestro caso nos pidieron 30 USD y 100baht (casi 3 dólares más) pero nuevamente Fede recurrió a su firme “voz de malote” entregándole los formularios al oficial y los 30 dólares remarcando que eso era todo lo que íbamos a pagar. Funcionó tan bien que nos ofrecieron asiento para esperar la visa, nos charlaron y nos devolvieron los pasaportes con una sonrisa. La tan temida aventura salió muchísimo mejor de lo que pensábamos.

Camboya es puro verde y casitas pintorescas.

Camboya es puro verde y casitas pintorescas.

Camino a Siem Reap
Para continuar hacia la ciudad que alberga los templos de Angkor Wat nosotros optamos por tomar una combi – salen desde las agencias de viaje que están pasando una rotonda, a unos 200 metros de la frontera – el precio fue de 9 USD por persona, fue cómoda y eficiente. Las otras opciones son:

– Taxi compartido (conseguimos uno a 25 dólares el viaje pero no teníamos con quién compartir el gasto, sino estaba interesante)
– Colectivo. Cerca de la frontera hay una parada desde la cual sale una shuttle gratis que te lleva a la estación, no consideramos esta opción porque leímos en otros blogs que era más caro que la combi.

Habiendo salido victoriosos de una frontera que genera tanto miedo e incertidumbre los alentamos a que tengan su propia experiencia e intenten cruzar por tierra de Tailandia a Camboya. Hay que ponerse firme y exigir que se los lleve a lugares oficiales y se cobre el precio fijo, sino estamos contribuyendo a un sistema corrupto que puede presentarnos situaciones que arruinen nuestro viaje.

You Might Also Like

5 Comments

  • Reply Estela 3 septiembre, 2015 at 1:29 am

    Fede, cuando vuelva quiero escuchar tu “voz de malote” 😉

  • Reply Tomás 4 noviembre, 2015 at 10:53 pm

    Hola que tal? Voy con la intención de cruzar la frontera de la misma forma. Alguna recomendación? Todo es bienvenido

    • Reply Destinados a Viajar 5 noviembre, 2015 at 8:53 am

      Hola Tomás! Te recomendamos, como hicimos nosotros, que si tenés tiempo pases la noche en Aranyaprathet 🙂 cruzar a la mañana nos resultó mucho más fácil. Saludos y suerte en el viaje!

  • Reply Vivir viajando 13 enero, 2016 at 8:05 pm

    Hola chicos! Tenemos pensado viajar a Camboya desde Bangkok en tren el 18 de enero y ya estoy impaciente por la aventura de la frontera, Jajajaja! Me recuerda paso fronterizo Jordania- Israel con historias terroríficas de cuartos a los que te llevaban a interrogante y otras historias para no dormir, pero al final no fue tan chungo.
    Nos habéis aclarado muchas cosas, pero ahí van mis dudas:
    El billete de tren mejor comprarlo dia anterior o vosotros lo comprasteis el mismo día?
    Tomando el tren de las 13 h crees que dará tiempo llegando a las 19 h aproximadamente coger tuk tuk y hacer Visa inmigración Camboya en 1 hora antes de que cierre inmigración a las 20h? no queremos hacer noche en Aranyaprathet. Cuanto tarda tuk tuk desde Aranyaprathet a inmigracion Camboya?
    Muchas gracias por la información, está siendo de gran ayuda para organizar el viaje. Me encanta que pongáis horarios y precios, además de sensaciones!
    P.D: Ya estamos practicando voz de malotes como Fede porque no queremos contribuir si cabe a más corrupcion.
    Muchísimas gracias por vuestra información y ayuda
    Saludos viajeros

    • Reply Destinados a Viajar 16 enero, 2016 at 2:07 pm

      Hola chicos! Me alegro mucho que les haya servido la información 🙂 pero más contentos nos pone que se animen a hacer este viaje por tierra porque la verdad que es una experiencia muy única. Conocimos gente en el tren a Aranyaprathet que pensaba cruzar esa misma noche y por lo que tengo entendido se puede, los problemas son los siguientes:
      – A esa hora los tuk tuks cobran lo que tienen ganas porque saben que es la única forma que uno tiene de llegar a tiempo. El viaje tarda 15 minutos y nosotros pagamos 60 baht después de pelearla bastante.
      – A veces no se consiguen combis por la noche y la única opción son taxis a Siem Reap, piensen que es un viaje de 2 horas el que les espera del otro lado.
      – Poi Pet no es mejor que Aranyaprathet para pasar la noche, definitivamente, aunque está lleno de casinos.
      – Todas esas historias de estafas en la frontera se evitan si uno cruza temprano por la mañana simplemente porque nadie va a esa hora.

      La mejor de las suertes al cruzar y si pueden compartan su experiencia! Nada mejor que sumar tips así más y más viajeros eligen viajar en transportes locales. Saludos viajeros!

    Leave a Reply