Camboya, Sudeste Asiático

Nunca más

16 septiembre, 2015
DSC06794_wm

Caminamos hacia la parada dos. Llueve y el lugar verde que a simple vista puede parecernos un jardín se encuentra en silencio. No es un jardín, si lo fuera no llevaría el nombre de Campos de la Muerte o “Killing Fields”. Presiono play a la audioguía que me entregaron en la entrada y una voz masculina comienza a narrarme en español los horrores sufridos por el pueblo camboyano.
Las primeras paradas son simples carteles, representando construcciones de madera que ya no están en pie. Los camiones con prisioneros se detenían en la parada dos (la parada uno es donde uno compra la entrada y recibe su audioguía), durante los primeros años de dictadura se trasladaban 20 prisioneros tres veces por semana; durante los últimos años llegaban varios camiones por día hasta alcanzar las 300 personas. Los “prisioneros” eran personas que por lo general no habían cometido ningún delito, sino que se oponían al sistema que imponían los Jemeres Rojos (Khmer Rouge), eran profesionales, hablaban una lengua extranjera o simplemente utilizaban anteojos.

Avanzamos un poco y llegamos hasta la parada siete. Llueve a cántaros. Nos encontramos frente a la primera fosa común que vamos a ver, la cual cuenta con 450 víctimas. Al lado encontramos un cartel en representación de la parada ocho, “El almacén de herramientas para matar”. Las balas escaseaban y eran costosas por lo que se utilizaban palas, fierros, hachas, martillos y cualquier otra herramienta que encontraran.

DSC06770_wm

Continuamos por un camino a lo largo del lago en el cual la audioguía nos reproduce una serie de testimonios de sobrevivientes. Nos cruzamos con otros visitantes del lugar y todos tratamos de esconder nuestras lágrimas. Cuando uno camina por las calles de Phnom Penh los tuk tuks te gritan por la calle “my friend, I take you to killing fields!!!” (amigo, te llevo a los campos de la muerte!!!), no deberían tratar este lugar como un atractivo turístico. Creo que la visita es muy interesante porque como seres humanos debemos aprender que estas cosas no pueden volver a ocurrir, pero no promocionar el lugar como un atractivo turístico.

Nos acercamos a la parada trece. Fosa común de 166 víctimas sin cabeza.

DSC06772_wm

La parada quince te destruye el corazón a pedazos. Una fosa común de mujeres enterradas con sus niños, ya que los jemeres rojos pensaban que si un ciudadano se revelaba contra el sistema había que arrancar el problema de raíz y acabar con toda su familia.

Árbol que se utilizaba para matar bebés y niños...

Árbol que se utilizaba para matar bebés y niños…

Parada 16: ropas encontradas entre las fosas comunes.

Parada 16: ropas encontradas entre las fosas comunes.

La parada diecisiete nos muestra un “árbol mágico”. La magia consistía en un parlante atado a una de sus ramas que reproducía por la noche canciones revolucionarias para encubrir el grito de las víctimas. La audioguía reproduce una de las canciones comentando “esto es algo muy parecido a lo que las víctimas escuchaban la noche antes de morir”.

"Árbol mágico"

“Árbol mágico”

La audioguía te pide que no te salgas del camino marcado. ¿Por qué? porque los pozos hoy cubiertos con pasto eran fosas comunes más pequeñas. Aún se encuentran ropas y huesos entre la tierra, que van saliendo a la superficie con el tiempo.

DSC06786_wm

Llegamos al final del recorrido y nos encontramos con la Estupa Conmemorativa. Tras quitarnos los zapatos muy respetuosamente entramos para encontrarnos con los cráneos de las víctimas, las herramientas que quedaron en el lugar y otros retazos de ropa que se encontraron. Choeun Ek, ubicado a 15km de Phnom Penh es el campo de concentración más famoso y grande de todo Camboya. En la época de los jemeres rojos (1975-1979) llegaron a existir 300 campos de la muerte.

Estupa Conmemorativa.

Estupa Conmemorativa.

Memoria. Eso es lo que todos los pueblos que sufrieron una dictadura deben tener para evitar que se repita. Los latinoamericanos sabemos de qué se trata, lamentablemente los camboyanos tuvieron que sufrir algo muchísimo peor. Si les interesa el tema pueden leer la Reseña del libro “The Killing Fields” que escribí para mi otro blog, acerca de este libro tan recomendado para quien viaja a Camboya. Me ayudó a entender bastantes cosas.

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply Estela 16 septiembre, 2015 at 10:11 pm

    Terrible!

  • Leave a Reply