Reflexiones Viajeras

Fernweh

31 octubre, 2015
DSC05517_wm

Me enganché leyendo notas acerca de palabras que no tienen traducción en otro idioma y me topé con este término alemán que significa “sentir nostalgia por un lugar al que nunca fuiste”. ¿A cuántos nos pasó que idealizamos un lugar y soñamos con visitarlo durante mucho tiempo? Mi amiga Leonie, una alemana que vive temporalmente en Nueva Zelanda y trabaja conmigo, me comentó que esta palabra se utiliza mucho cuando uno está cansado de la rutina y necesita escaparse a otro lugar. Pienso que es una palabra hermosa aunque no pueda pronunciarla (intenté, pero Leonie dice que mi alemán no suena bien).
Si tuviera que asociar un lugar con el sentimiento de “Fernweh” sería Escocia, el rincón del mundo que sueño conocer desde los trece años (sí, mi memoria lo registra todo). Desde que comencé a fantasear con conocer este lugar particular del mundo al que parece que nadie va -jamás encontré historias de viaje escocesas en español- conocí 10 países del otro lado del mundo, un poco lejos de lo que siempre soñé.

Rottnest, mi isla mágica. WA, Australia.

Rottnest, mi isla mágica. WA, Australia.

Hoi An, Vietnam.

Hoi An, Vietnam.

Recorriendo Asia y Oceanía me di cuenta que cada destino tiene su tiempo, que los lugares llegan a nosotros para enseñarnos algo, y aunque existan íconos que ansiamos conocer como la torre Eiffel, el Big Ben londinense o la Ópera de Sydney, la clave para disfrutar un viaje -y esto se vuelve difícil- es disfrutar el momento, sentirse presente y conectar con el lugar en el que uno se encuentra ahora. Porque mirando atrás vamos a poner en la balanza destinos y darnos cuenta que lo que más nos gustó no pudimos disfrutarlo estando concentrados en lo que estaba por venir. Es lindo extrañar un lugar al que nunca fuimos porque esto genera una conexión especial con el lugar, pero nunca hay que olvidarse del lugar en el que estamos porque puede que no podamos regresar pronto.

Mi primer encuentro con la ópera de Sydney

Mi primer encuentro con la ópera de Sydney

Amanecer en Angkor Wat

Amanecer en Angkor Wat

Esta es mi pequeña reflexión de fin de semana, acerca de sensaciones inexplicables que de alguna manera los alemanes pueden poner en palabras y lugares que deseo conocer, pero me guardo mis sentimientos de fernweh porque Queenstown (Nueva Zelanda) es un lugar precioso que me despierta cada día con una sorpresa: montañas nevadas, lagos cristalinos, fiordos, kilómetros y kilómetros de pura naturaleza.

Milford Sound, Nueva Zelanda.

Milford Sound, Nueva Zelanda.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply