Isla Sur, Nueva Zelanda

Fiordland

19 febrero, 2016
DSC01754_wm

Comprendido en el área de Te Wahipounamu, la zona suroeste de la isla sur neozelandesa declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1990, Fiordland es el parque nacional kiwi más extenso del país con una superficie de 12.500 km², convirtiéndolo también en el parque nacional más grande del hemisferio sur. El punto turístico más popular es el fiordo Milford Sound, el cual se extiende por 15 kilómetos tierra adentro desde el Mar de Tasmania. Entre la vegetación que vemos en la zona predomina el bósque húmedo y entre la fauna que podemos espiar cuando tenemos suerte encontramos pingüinos, lobos marinos y ocasionalmente delfines.

Camino a Milford durante mi primer viaje en Octubre de 2015

Camino a Milford durante mi primer viaje en Octubre de 2015

Un Kea, ave característica de la zona

Un Kea, ave característica de la zona

Cómo llegar
● Desde Queenstown salen servicios de colectivos diarios que ofrecen un tour de un día perfectos para el itinerario del viajero que no tiene mucho tiempo y/o transporte propio. Tuve la oportunidad de hacerlo dos veces con dos empresas diferentes y la verdad es que es una experiencia tan gratificante como cansadora. En total se viajan casi 600 kilómetros entre ida y vuelta y se pasan alrededor de 8 o 9 horas arriba del colectivo. Dependiendo de la empresa y el conductor que nos toque podremos bajar en distintos puntos de interés a caminar y tomar fotos: la primera vez tardamos mucho en regresar a Queenstown porque bajamos en todos lados, esta última vez que fui como estaba lloviendo solo hicimos caminatas cortas.
Los precios varían entre $110 y $190 dólares neozelandeses para realizar el tour, siendo la empresa Juicy la más económica. Nosotros fuimos invitados por las empresas como agentes de viajes (así que si están como Working Holidays ya saben dónde les conviene buscar trabajo).
● Ir por cuenta propia me parece la mejor opción, ya sea en un vehículo propio o a dedo (en verano viaja gente todos los días, ¡imposible que no te levanten!, yo misma aconsejo dónde hacer dedo a los mochileros del Holiday Park). Especialmente si el día está soleado existen tantos puntos en los que uno podría quedarse contemplando el paisaje que no vale la pena perdérselos. Tanto en Te Anau – el pueblo a mitad de camino – como en Milford Sound hay campings donde hacer noche y así hacer del viaje algo más relajado. Al llegar a Milford es importante tener en cuenta que para poder apreciar la dimensión del fiordo hay que tomarse un crucero. Juicy tiene cruceros desde $45 así que si llegaste a dedo hasta un lugar tan único como Milford no tenés excusas 🙂

En temporada alta (Diciembre, Enero y Febrero) es conveniente reservar todo, ya sea pasaje de colectivo o crucero, debido a la alta demanda por vacaciones escolares y el año nuevo chino.

Segundo viaje a Milford en Febrero de 2016

Segundo viaje a Milford en Febrero de 2016

Muchos colectivos están diseñados para que nunca dejes de mirar por la ventana...

Muchos colectivos están diseñados para que nunca dejes de mirar por la ventana…

Uno de los tantos bellos paisajes al costado del camino

Uno de los tantos bellos paisajes al costado del camino

El Camino
Como mencioné anteriormente tuve la suerte de visitar Milford Sound en dos ocasiones: una en Octubre de 2015 cuando las montañas aún se encontraban nevadas y otra en Febrero de este año, ambas como viajes de trabajo para conocer los productos de dos empresas de turismo. Salimos alrededor de las 7 de la mañana, con tanta cara de dormidos como de emoción por el gran día de viaje: no importa a dónde vamos, siempre nos entusiasma una nueva aventura.
El camino a Te Anau es lindo, despoblado y muy natural, pero comparado con el tramo a Milford Sound no tiene tantos puntos de interés, por lo que considero que es el momento ideal para recuperar horas de sueño perdidas. Al llegar a Te Anau todas las empresas paran por alrededor de media hora para tomar un café y así despertar a los pasajeros para la mejor parte del viaje. En esta segunda experiencia a Milford paramos en un lugar donde podíamos alimentar a unas hermosas alpaquitas.

Adorables alpaquitas en Te Anau

Adorables alpaquitas en Te Anau

Mi primer viaje a Milford se caracterizó por la nieve en los picos de las montañas, mi segundo viaje tuvo a las cataratas como protagonistas de un día de lluvias torrenciales. Me gusta la idea de combinar mis dos viajes en un post como forma de mostrar las diversas caras de un mismo lugar: con lluvia o con sol Milford Sound es impresionante.
El invierno es duro para esta ruta que conecta Te Anau con Milford al ser una zona de avalanchas. Afortunadamente hoy en día se toman las precauciones necesarias para evitar que esto pase.

Cataratas en el fiordo en Febrero

Cataratas en el fiordo en Febrero

Paisaje despejado en Octubre

Paisaje despejado en Octubre

Milford Sound
Cuando el agua se combina con las alturas y la densidad del bosque surge el paisaje que más me mueve, aquel que mis ojos ven como un mundo maravilloso. El azul del agua, el verde oscuro de las copas de los árboles, la fauna del lugar en completa libertad… y los barcos, el único contra del lugar: la sobreexplotación. Puede que en las fotos parezca un lugar desolado pero la realidad está bastante lejos. Con sol o con lluvia Milford Sound es espléndido, la lluvia nos mostró incontables cataratas, le dio un tono místico a un lugar tan remoto ubicado en los confines de la Tierra (por lo menos la Tierra en Oriente, en Occidente tendremos que ir a Ushuaia).
El recorrido en crucero tarda entre 1.45hs y 2.15hs, la diferencia se encuentra en que los Nature Encounter Cruises (los más largos) disponen de un poco más de tiempo para acercarse a las orillas para contemplar la fauna del lugar y zambullirse en las cataratas. Además siempre tienen un guía a bordo con mucho conocimiento del lugar.

DSC01771_wm

DSC01802_wm

Lobos marinos tomando sol

Lobos marinos tomando sol

Encuentre al pingüino

Encuentre al pingüino

DSC03021_wm

DSC03078_wm

DSC02962_wm

Doubtful Sound
Una mención aparte merece mi escapada a Doubtful Sound, el segundo fiordo más popular de la zona. Tomando la misma ruta hacia Te Anau se encuentra el camino a Manapouri, ciudad donde uno puede hacer base para esta aventura mucho más remota. Existen dos compañías que viajan a Doubtful: Real Journeys y Go Orange. Desde Manapouri se toma un primer crucero a través del lago homónimo con una increíble vista a un paisaje casi completamente despoblado. Luego se viajan otros 45 minutos en colectivo hasta llegar a destino: un fiordo 3 veces más largo y 10 veces más grande que Milford Sound, el cual se ramifica cual laberinto interminable. El crucero dura 3 horas y el día se hace extremadamente agotador, pero ese momento en que el barco apaga las máquinas para dejarte escuchar el sonido del silencio hace que cualquier sacrificio valga la pena.

Lago Manapouri

Lago Manapouri

Doubtful Sound en un día místico

Doubtful Sound en un día místico

DSC02230_wm

Elijan Milford, Doubtful o ambos, viajen en tour o de manera independiente, Fiordland continua siendo tierra de nadie, uno de esos pocos rincones de la naturaleza en donde se respira el aire más puro y se contempla la belleza más inocente de nuestro planeta. Somos muy afotrunados de haber recorrido estos dos puntos en el mapa y más nos entusiasma poder compartirlo…

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply