Isla Sur, Nueva Zelanda

Una mirada distinta: recorriendo Glenorchy en Kayak

10 mayo, 2016
DSC03543_wm

Un día cualquiera, cuando todavía vivía en Queenstown, terminé mi turno en el Holiday Park a las 4 de la tarde y me encuentro con que Fede me estaba esperando en casa con una mochila lista para acampar: nos vamos a Glenorchy. No es el momento ideal del día para hacer dedo pero Queenstown está siempre lleno de turistas y mochileros y existe una regla para el autostop que siempre repito “alguien nos va a levantar”.
No esperamos mucho, viajamos hasta 12 Mile Delta en el auto de una francesa y apenas nos bajamos nos agarró un poco de desesperación: Estábamos en el medio de la nada, en un freedom camping (esto quiere decir que es solo un lugar para pasar la noche, no hay otro tipo de facilidades), sin comida ni mucha agua. Tal vez nuestra cara de desesperación hizo que la siguiente pareja en la ruta nos levantara, lo que no sabíamos era que nos cruzaríamos con otros bloggers! Aunque su blog sea en inglés no dejen de visitarlos, Nate y Liz decidieron dejar su vida en pausa en Nueva York y salir a recorrer el mundo. Esto es lo que escribieron sobre nosotros en Passport and Chill

We picked up a young hitchhiking couple who were so thankful for the ride. Mel and Fred are in their mid/late twenties from Argentina. They have been traveling for two years with no plans to go back (but don’t tell Fred’s mother that) until they are 30. Working Holiday Visas are available in many countries if you are under 30, which is why many twenty somethings travel because they can journey from country to country and work/live while they do it. This sweet couple had been in Queenstown for five months and were headed up to Glenorchy to camp for the night as a little mini vacation from their jobs in town.

“Levantamos una pareja de jovenes autostopistas quienes estuvieron muy agradecidos. Mel y Fred (estos son nuestros nombres en inglés por si no lo sabían) están en sus veintes y son de Argentina. Han estado viajando durante dos años sin planes de regresar (pero no le digan eso a la mamá de Fred) hasta que tengan 30. Las visas Working Holiday están disponibles en muchos países si tienen menos de 30, por lo que muchos veinteañeros viajan ya que pueden ir de país en país y trabajar/vivir mientras lo hacen. Esta dulce pareja ha estado viviendo en Queenstown durante cinco meses y estaban yendo a Glenorchy para acampar por la noche a modo de pequeñas vacaciones de sus trabajos en el pueblo.” (Si bien no soy traductora aprecien mi esfuerzo)

DSC03463_wm
DSC03447_wm
DSC03468_wm

Una vez en este diminuto pueblo dimos vueltas a pie. Nos alojamos en el camping por NZ 30 a noche en nuestra carpa y recorrimos las dos cuadras de pueblo: hay un almacén, un galpón rojo cerca del lago, un par de lugares para comer, la oficina de Dart River.
El tour que ofrece Dart River es impresionante: Un jetboat escénico hasta un lugar denominado Paradise (no es muy difícil entender por qué), un recorrido de medio día en kayaks inflables con vista a montañas nevadas pertenecientes al Parque Nacional Mount Aspiring y un pequeño desvío a cuevas de agua turquesa. Desde que llegamos a Queenstown que soñábamos con hacerlo pero había dos factores:
– Pagarlo sale alrededor de 400 dólares
– Tenerlo gratis como agente de viaje puede ser casi imposible porque es muy raro que tengan espacio.
Aún así intentamos la segunda opción y quedamos en una lista de espera. Dio la casualidad de que el fin de semana que elegimos Glenorchy como destino recibimos la esperada llamada: había dos lugares libres para el primer tour de la mañana.

DSC03480_wm
DSC03503_wm
DSC03510_wm

Partimos a las 9 de la mañana y recorrimos uno de los extremos del lago Wakatipu en Jetboat, dando vueltas y acostumbrándonos a este medio de transporte que nos llevaría durante una hora hasta encontrar nuestros funyaks (kayaks que son fun, divertidos). Lo que se ve es naturaleza pura, nada construido por el hombre: el río casi transparente, el verde de la vegetación, la inmensidad de las montañas que nos rodeaban. Si tuviera que repetir uno de los jetboats que se ofrecen en Queenstown definitivamente sería este, puede que no sea el más divertido pero tiene la mejor vista.
Preparados con nuestros trajes de neoprene y chalecos salvavidas comenzamos nuestra aventura de regreso… ¡remando! La mirada al paisaje es completamente distinta al ir tan lento y a través del río. Si bien teníamos que mantenernos cerca del grupo nos sentimos muy cómodos con el ritmo que nos permitió disfrutar de la experiencia y sacar fotos.
El almuerzo estaba incluído y disfrutamos de frutas frescas y sanguches “con de todo” 🙂 todo en medio de la naturaleza, con vistas como las de la foto de portada. Tras recargar energía cotinuamos remando por entre rocas gigantes que simulaban una cueva y nos dieron una buena dosis de aventura.
El recorrido dura aproximadamente 6 horas entre jetboat, almuerzo y funyaks. Es un día agotador pero vale la pena, uno no deja de asombrarse con lo natural que es este país ♡

DSC03515_wm

DSC03524_wm

DSC03525_wm

DSC03529_wm

DSC03544_wm

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply