Isla Sur, Nueva Zelanda

La ciudad incompleta

17 agosto, 2016
DSC05403_wm

Christchurch es la ciudad más grande de la isla sur y la tercera del país. Aún así su población no llega a los 400.000 habitantes – lo que nos demuestra una vez más lo lindo de este país: su falta de gente (modo antisocial on). En estos últimos 4 meses, de fines de abril a principios de agosto, este lugar tuvo un papel secundario en nuestras aventuras: nos recibió al principio de nuestra nueva etapa de trabajo en Akaroa, viajamos para ir al médico, la visitamos una noche para presenciar un encuentro espontáneo de artistas callejeros, despedimos amigos que hicimos en el hostel y finalmente nos recibió de nuevo en el comienzo de esta nueva aventura que estamos emprendiendo como desempleados oficiales mochileando por Nueva Zelanda (sí, se viene la parte interesante del viaje). Tras 10 meses de trabajo – 6 en Queenstown y 4 en Akaroa, agarramos las mochilas y salimos a explorar el país que nos recibió en Octubre del año pasado, nuestro segundo destino Working Holiday. Nos sentimos afortunados de contar con dos meses completos para conocer tanto isla sur como isla norte y tal vez incluso podamos hacer algún woofing con una familia neocelandesa.

DSC05409_wm

DSC05465_wm

Volvemos a Christchurch. La ciudad incompleta, aquella que debería tener su propio cartel con el porcentaje en el que va siendo reconstruida y las letras de neón indicando “loading”. Caminamos el centro de la ciudad de norte a sur, de este a oeste y viceversa. Nunca nos quedamos en el mismo hostel, fuimos catando para ver cuál nos gustaba más (Jailhouse, se duerme diez puntos). En nuestras esporádicas visitas encontramos lugares interesantes, escuchamos parte de su historia, comimos en ferias callejeras de comidas del mundo (probé una paella vegetariana que poco tenía de paella pero estaba rica) y sobre todo le fuimos tomando gusto.

DSC05411_wm

Esta ciudad tiene su propio encanto, me sorprendió lo mucho que podía llegar a gustarme encontrar librerías, restaurantes y cafés. Anteriormente en mi posteo Roadtrip a dedo: de Dunedin a Christchurch comenté acerca del jardín botánico y el shopping al aire libre creado con containders (Re Start). Estos son algunos de los lugares que más me gustaron a partir de mi segunda visita a la ciudad:

Scorpio Books: un rincón muy completo tanto para el lector como para el escritor. Encontré libros acerca de la historia de la literatura, libros para chicos inspirados en personajes como Frida, guías de viaje, cuadernos y revistas interactivas. Los precios son similares a los de cualquier librería (y es por eso que no me llevé nada, además del poco espacio que tengo en la mochila), pero me enamoraron los sillones para leer y la cantidad de títulos que tienen.

Winnie Bagoes: La mejor pizzería a la que fuimos desde que salimos de casa. La masa es como en casa y está llena de queso. Los calzones también son muy recomendables. El rango de precios es de $18 para arriba, por ese precio se come una pizza mediana (más que suficiente para una persona normal) o un calzón (incluso más llenador que la pizza). Recomiendo probar las pizzas dulces que hacen de postre: usan la misma masa pero la decoran con mermeladas y helado. Fue una de las mejores noches culinarias de mi vida.

Little Saigon: Para los que vivimos extrañando Vietnam es una buena opción para recordarlo. Tiene precios bastante accesibles en el almuerzo, un plato de Pho lleno de vegetales y noodles nos salió $12 y viene con gaseosa incluida.

Catedral de cartón: Se trata del nombre de la catedral transitoria de la ciudad. Está construida con tubos de cartón lo cual le da su nombre. Si bien a muchos no les gusta, el edificio está pensado para continuar dando misa y que persista a pesar de posibles futuros terremotos.

DSC05481_wm

Homenaje a las víctimas del terremoto: 185 sillas blancas vacías representando a los fallecidos en el terremoto de 2011. Se trata de una obra de arte pensada como memorial la cual está buscando un lugar en la ciudad como obra permanente.

DSC05476_wm

Catedral de Christchurch: Construida entre 1864 y 1904, la catedral de la ciudad se fue viendo dañada con los terremotos, pero en 2011 se vio demolida en varias zonas, incluida la torre. Hoy en día solo puede apreciarse su reconstrucción.

DSC05468_wm

DSC05461_wm

Muchas veces escucho y siento que Christchurch es un lugar deprimente, el ruido de la construcción es constante y el paisaje es demasiado gris, incluso para ser una ciudad. Lo cierto es que, si bien no se trata de un rincón para prolongar la estadía, es una pieza importante en la historia del país, además de ser un buen lugar para los mochileros que buscan trabajo – la construcción se encuentra activa todo el año y los salarios son buenos. Mi recomendación es darle una oportunidad a este lugar y disfrutar de algunos de los tantos rincones que posee.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply