Malasia, Sudeste Asiático

El secreto está en los detalles

22 julio, 2015
DSC04445

En Melaka, Malasia se me dio por salir a caminar con mis cuadernitos. Tengo dos: uno es mi diario de viaje y el otro se titula “Full of Bright Ideas” (lleno de ideas brillantes), lo cual puede no ser cierto pero sube la autoestima de mis ideas. Entonces me senté a orillas del río Melaka, que cruza el centro histórico de la ciudad homónima y me dediqué a contar las sensaciones que me producía el lugar en el que me encontraba.
En Melaka respiramos aire fresco, cambió un poco nuestra rutina de exploradores y comenzamos a interiorizarnos en detalles. Porque el lugar es pequeño pero está repleto de particularidades. Su cálida brisa invita a recorrerla despacio, a no cansarse, a dejarse sorprender por todo lo que uno encuentra. Hay callejones que parecen poco prometedores, pero no se dejen engañar, ya que esconden el arte callejero tan creativo que la caracteriza.
El ambiente colonial hace que uno camine inmerso en sus pensamientos, pensando en que hay un barrio chino en los restos de una ciudad que originalmente fue colonia portuguesa, luego holandesa, británica y finalmente parte de una nación multicultural como lo es Malasia. Tener un mapa de sus calles solo hará que te pierdas, que ignores esos rincones que te llevarán al encuentro con la escencia de la ciudad.
El calor es sofocante pero el sudor de mi frente me recuerda lo que costó llegar; hace un año no imaginaba que llegaría a Malasia y hoy sé que este destino es solo una parte de un viaje mucho más profundo. Es bueno reflexionar sobre los pequeños pasos que vamos dando, y ver cómo el camino que alguna vez trazamos va tomando forma.

DSC04314

DSC04319

Cuando recuerdo Melaka pienso en…
Puentes
Con vista a las casitas coloniales, la gente los camina con su sombrilla o los cruza en bicicleta. Le dan a la ciudad un toque europeo, pero esto siempre es Asia, con sus ruidos y sus colores, su gente, sus vendedores ambulantes, música en otro idioma, fusión de culturas. Mientras paseo por un barco y me salpica el agua del río pienso que los lugares son tan lindos que quiero conocerlos todos aunque aquel sueño me parezca imposible. Así como no me va a alcanzar la vida para leer todos los libros que me interesan tampoco creo que mi tiempo alcance para caminar todos los rincones que vienen a mi mente.

DSC04394

Ventanas Pequeñas
Con persianas de madera de pintura descascarada. Dejan entrever fragmentos cotidianos de una vida malaya de pies descalzos, rezos y comidas en familia. Donde falta una ventana se pinta, donde sobran se adornan. Cuando todos miran el exterior a través de sus marcos mi mirada va en sentido inverso. Qué ocurre en el día a día de un país tan lejano?

DSC04318

DSC04340

Contrastes
Lo moderno contrasta con lo colonial y detrás de aldeas de viviendas amontonadas construidas con el mismo molde se imponen edificios modernos, shoppings y torres. Son dos caras de la misma ciudad, ninguna interfiere con la otra, tampoco hay una que sea más importante o que sobresalga. Personalmente me encontré pasando todo mi tiempo en la Melaka colonial porque representa aquel mundo desconocido que vine a encontrar visitando Asia, aquel mix de culturas que representa otro constraste dentro de un contraste.
Melaka no tiene lógica, se fusiona lo moderno con lo colonial, hay malayos, chinos, indios y turistas, hay mezquitas, iglesias y templos chinos, un día nos encontramos con calles vacías y al otro con un festival que abarca todo el casco histórico, hay mucho ruido y sin embargo produce tanta paz.

Ciudad colonial - Ciudad moderna

Ciudad colonial – Ciudad moderna

Una calle con gente amontonada

Una calle con gente amontonada

Un paseo a orillas del río para nosotros solos

Un paseo a orillas del río para nosotros solos

Colores
Lo definiría como una explosión de color a los ojos, casi como si alguien hubiera caminado las calles cargando baldes de pintura de colores y hubiera desparramado su contenido sin pesarlo mucho. Lo que descarta esa teoría es la prolijidad de los dibujos que vemos en el arte callejero, sino era algo totalmente válido. No termino de girar mi cabeza para observar un dibujo que ya localizo otro igual de sorprendente. El lugar es alegre porque está vestido de fiesta, se coloreó para locales y turistas dispuesto a sacar sonrisas. Cuaquier mente volátil queda rápidamente transportada a un mundo imaginario frente al estímulo artístico que se encuentra.
Los detalles son tan solo piezas aisladas del gran rompecabezas, nos convierten en observadores más agudos, ayudando a comprender el todo desde los primeros pasos. En Melaka caminamos lento, disfrutamos del día, no consultamos el reloj. Fuimos sin planes y le dedicamos cuatro días enteros a deambular por sus calles probando bocaditos, sentandonos a contemplar el paisaje, charlando con nuevos amigos y observando detalladamente cada una de las particularidades que se nos presentaban.

DSC04294

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply